Julio Alonso Feijóo

AS TRES LAREIRAS

Las tres lareiras

A finales de los años cuarenta nace lo que hoy se conoce en mi villa como la “fábrica de Quesos de Acebedo”, de las manos de Doña Victorina Hierro García, nieta de Antonino, progenitor de una amplia familia: los Hierro.

De la iniciativa de Talita, que es como se conocía a Victorina Hierro, se debe que, gracias a su empeño, aparezca la primera productora de quesos artesanos en la comarca. Talita era una mujer emprendedora y adelantada a su época.

Empezó la elaboración del queso en tres potas, sobre sendas lareiras, distribuidas en tres puntos: Acebedo, Mosteiro y Pambre. Así, nació lo que hoy conocemos como el queso del país. Una pasta blanda a la que no se le podía quitar ojo para que no se quemara. Manteca pura para el paladar.

Era el año 1950 cuando se produce el primer relevo generacional, haciéndose cargo de la fábrica el matrimonio formado por Domingo Rey Casas y Amalia Hierro García, en la misma casa donde había iniciado sus pasos como quesera artesana Talita, sobrina de Amalia.

Doña Amalia Hierro García y Don Domingo Rey Casas, fundadores de la Fábrica de Quesos, que con una industria manufactura muy precaria, supieron mantener la receta tradicional de Talita. El queso del país siguió así comercializándose durante más de 15 años.

El primer signo de la modernización de los procesos productivos fue un par de bombas de hierro, apenas conocidas entonces, para extraer agua de dos pozos artesanos. Posteriormente, el matrimonio adquirió una caldera de producción de vapor, alimentada también con leña, vapor que calentaba rápidamente la leche y evitaba así el tan temido “ahumado”, en el proceso de pasteurización.

A finales de los años cincuenta, llega al entonces Municipio de Acebedo del Río, la energía eléctrica que suplió a la que existía hasta la fecha. Con ella, llegó también la corriente industrial y es entonces cuando se recibe en la fábrica la primera desnatadora y batidora motorizada.

El 14 de noviembre de 1973, el matrimonio Domingo Rey y Amalia Hierro venden todos los bienes a Manuel Feijóo Martínez y a su esposa Celsa Hierro, mi abuela, sobrina directa de Amalia. De esta manera cesaba el arrendamiento anterior y se iniciaba una nueva etapa con la denominación de Quesos Feijóo, quienes comienzan la gran transformación de la fábrica.

Corría el año 1974 y nacía Quesos Feijóo S.L. quedando poco de la lumbre de Talita, pero sí mucho del recetario familiar: calidad, artesanía y tradición. Los
pilares fundamentales, las tres lareiras, donde Celsa y su hija Manuela Feijóo Hierro, heredarían la empresa posteriormente.

Casi setenta años después coge el testigo Manuela Feijóo Hierro, mi madre, actual gerente de la empresa. Manuela, es el último ejemplo de ello. En tan sólo ocho años al frente de la fábrica ha ampliado los canales de venta con siete nuevas variedades de quesos reconocidos nacional e internacionalmente.

La historia de Quesos Feijóo se sigue escribiendo todas las mañanas a eso de las seis. Ahora, las lareiras de la casa están apagadas y es el olor del café el que anuncia una nueva jornada. Alrededor de una mesa, Manola, José Manuel, mi papá y yo, apuramos el desayuno para continuar lo que comenzó Talita siete
décadas atrás.

¡Descarga o comparte en otro idioma!

Nuestros datos

¡Encuéntranos en la red!